Sin stock. Su pedido puede demorarse unos días. Contactaremos con usted para confirmarle la fecha de entrega
Cuenco tibetano 5 Budas 10cm Tierra Zen

Cuenco tibetano 5 Budas 10cm Tierra Zen

Sin stock
50,00 €
Impuestos incluidos
Cuento tibetano 5 Budas 10cm

Cuenco tibetano 5 Budas 10cm Tierra Zen

Historia
Los cuencos tibetanos, también llamados cuencos sanadores, son originarios del tibet, Nepal y Bután. Datan al menos de hace 4000 años y tenían usos astrológicos, teparéuticos y para rituales secretos. A partir de los años cincuenta, al comienzo de la ocupación china del Tíbet, el éxodo de los monjes tibetanos los ha difundido por todo el mundo.

Sonido
Como cada cuenco tibetano tiene un sonido único y cada persona una manera peculiar de tocar según su carácter o su estado de ánimo, te recomendamos experimentar con él:

sujetando el cuenco por su base con la punta de los dedos
sosteníendolo sobre la palma de la mano
colocándolo sobre una tela mullida
golpeándolo en el borde superior
deslizando el mazo en torno al borde superior externo variando la presión y la velocidad
Cubriendo el mazo con fieltro o goma
tocando varios cuencos a la vez (la vibración resultante multiplica el efecto de los sonidos).

Vibración
La vibración intensa y prolongada del cuenco no solo se oye, también se siente. La percepción se acentúa si se aproxima al cuerpo pues lo estimula para recrear su propia frecuencia armónica. Particularmente sensible es la zona del plexo solar, a la altura del estómago, que suele alterarse en momentos de tensión. La vibración del cuenco la descongestiona y relaja. En general, el efecto de la vibración en el cuerpo tiende a eliminar las tensiones, a desbloquear la energía en los órganos y meridianos. La vibración también limpia el ambiente de energías negativas. o bloqueos emocionales y crea un instante de paz. El cuenco debe dejar de tocarse si empieza a resultar difícil mantener la concentración o, simplemente, cuando la vibración se haga desagradable, aunque sea al primer toque.

Presentación:
Cuenco de 10cm + mazo + cojín + funda de tela

Modo de empleo:
Sentir el cuerpo: el tiempo se detiene
La primera condición para relajarse es sentir el cuerpo. La segunda apaciguar la mente.
De pie, en un lugar tranquilo y sin ruido:

Sujetar el cuenco a la altura del estómago y tañerlo con la atención puesta en la vibración.
Hacerlo sonar paulatinamente de abajo a arriba en la línea que va del pubis al antrecejo. Detenerse en las zonas más sensibles.
Tendido(a) sobre la espalda, colocar el cuenco sobre el cuerpo en una zona particularmente sensible o tensa y tóquese dejando penetrar la vibración hasta que se despierte una sensación de paz.

Advertencia:
Información facilitada por nuestros proveedores, dicha información podría verse puntualmente modificada por parte del fabricante. En La Panacea nos esforzamos por mantener toda la información actualizada, para cualquier duda o sugerencia contacte con nosotros.
220002685
8435131211575
2021-10-06

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener estadísticas sobre los hábitos de navegación del usuario, mejorar su experiencia y permitirle compartir contenidos en redes sociales. Usted puede aceptar o rechazar las cookies. Puede encontrar toda la información en nuestra Política de Cookies.