Alergias y sistema inmune

El sistema inmunitario es un conjunto de mecanismos que permiten a nuestro organismo defenderse de posibles amenazas como virus o bacterias que podrían ser causa enfermedades.

El estrés, una mala alimentación o los cambios de temperatura pueden comprometer nuestra inmunidad. Por eso, además de llevar un estilo de vida saludable, puede ser interesante aportar a nuestro cuerpo complementos que ayuden a fortalecer nuestras defensas. Según EFSA [https://www.efsa.europa.eu/es] sustancias como los folatos, las vitaminas A, B6, B12, C y D o minerales como el cobre, el hierro, el selenio o el zinc contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Además, tradicionalmente se han empleado plantas como la equinácea o la uña de gato para fortalecer el sistema inmune. Otro producto muy utilizado para mejorar las defensas es el propóleo o própolis, elaborado por las abejas para proteger las colmenas frente a posibles patógenos.

Otra vía para fortalecer nuestras defensas es el aporte de probióticos, una buena flora intestinal ejerce un efecto antagonista frente a microorganismos extraños y supone una barrera más de nuestro organismo frente a posibles focos de enfermedades.

En el extremo opuesto situamos el problema de las alergias, situaciones en las que nuestro sistema inmune reacciona contra agentes que considera extraños, como puede ser el polen de las plantas, provocando considerables molestias como rinitis, irritación ocular o problemas respiratorios. En estos casos suelen emplearse sustancias como la quercitina o extractos de plantas como la perilla, el helicriso o el glosellero.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener estadísticas sobre los hábitos de navegación del usuario, mejorar su experiencia y permitirle compartir contenidos en redes sociales. Usted puede aceptar o rechazar las cookies. Puede encontrar toda la información en nuestra Política de Cookies.